Manda tus saludos, felicitaciones o pide una canción.

16 jun. 2017

Católicos celebran Jueves de Corpus Christi

Además del Jueves Santo y el día de la Ascensión, el de Corpus Christi es uno de los jueves más importantes de la Iglesia Católica pues recuerda la forma en que Jesús institucionalizó la misa en la Última Cena, al convertir el pan en su cuerpo y el vino en su sangre.


El Corpus Christi -el cuerpo de Cristo, en latín- se celebra en muchas regiones del mundo para proclamar la eucaristía, aunque el festejo se ha extendido hacia afuera de las puertas y paredes de las iglesias, pues con procesiones se muestra a la gente la hostia consagrada en una custodia.


En el Derecho Canónico de la Iglesia ninguna otra festividad recibe tanta atención como la Solemnidad del Corpus Christi, que es una de las cinco ocasiones en el año en la que un obispo no puede estar fuera de su diócesis, salvo por una urgente y grave razón.


Es por eso que este jueves, se celebró la procesión de Corpus Christi en la Ciudad de México, la cual encabezó el cardenal Norberto Rivera.


Los asistentes acompañaron sobre la avenida 20 de Noviembre y rumbo a la explanada Tlaxcoaque, en el Centro Histórico. “En la fiesta del Corpus Christi reconocemos la pasión, la cruz de Jesús y su resurrección, por medio de la cual quiere transformarnos”, indicó Norberto Rivera.


En la ciudad de Colima, este solemne evento también se llevó a cabo ante ciento de fieles católicos que se congregaron en la iglesia consagrada a él, La Preciosa Sangre de Cristo, que se encuentra entre las calles Filomeno Medina, Vicente Guerrero y Emilio Carranza.


Ahí hubo una serie de procesiones y actos católicos entre los distintos grupos de su feligresía coordinadas por el presbítero Gabriel Mondragón y el sacerdote Francisco Arceo, junto con las religiosas.


El recorrido lo iniciaron en el templo de San Pedro y San Pablo, en la colonia de Fovissste, en el primer altar consagrado a Corpus Christi, y bajaron por la calle Primero de Mayo, para tomar la calle Mártires de Chicago y por tercer año consecutivo en el altar de la Señora Irene de Grajeda, que ahora ya falleció, pero su familia continúa con esta tradición.


La procesión regresó a la calle Primero de Mayo de la colonia Infonavit, tomaron la avenida Niños Héroes, en el templo del Hogar del Niño colimense, llegaron al tercer altar, y siguieron por la calle Vicente Guerrero, donde se colocó el cuarto sitio de Sangre de Cristo, en una casa frente a la tienda del Issste.


El quinto fue en el mercado Obregón, para enfilar finalmente al templo de la Preciosa Sangre de Cristo, y ahí realizar la misa en su honor y repartir los panes benditos que es el cuerpo de Cristo.


Además de lo religioso en el atrio del templo se degustaron antojitos mexicanos, y en el escenario se apreció la música de mariachi para todos los comensales, y posteriormente para culminar dicha celebración, fuegos artificiales. (Radio Moyo)



No hay comentarios:

Publicar un comentario